30 mar. 2012

4 comentarios:

Efraim dijo...

En la vida, los destinos están casi siempre separados: quienes comprenden no son los ejecutores, y quienes actúan no comprenden.
Quienes actúan no comprenden.

Victor dijo...

Hay una frase mejor con la que estoy mas de acuerdo: "Oigo y olvido, veo y recuerdo, hago y comprendo." Hago y comprendo, uno realmente entiende algo cuando lo hace.

pau dijo...

Gracias, hermanos, por la atención.

Adhiero y creo que son conceptos complementarios.

Por un lado, la primera idea se refiere a la humanidad como sistema (Revolución agrícola de por medio). El arquitecto y el albañil: uno y otro "ejecutan" sin saber exactamente lo que "decide" el otro: el albañil ni sospecha qué llevó al arquitecto a hacer la pared ahí y de ese modo, al mismo tiempo que el arquitecto dibuja dos líneas negras 1) sin saber cómo usar la plomada pero 2) sometiéndose la lógica de la albañilería. Uno y otro saben lo que SABEN y saben lo que NO SABEN. Y CONFÍAN en el sistema. Así funciona.

La segunda idea la veo como una advertencia tipo antídoto contra la extrema especialización, que lleva a deformidades como el arquitecto (para seguir con el ejemplo) que diseña algo que el albañil no puede hacer.

Claro que el joven Ingeniero Agrónomo haría muy bien en ir a laburar a los bretes con los menchos, o meterse al monte a mirar como lo hacen "crema"(como dice Eléctro, que lo hace aunque ya no sea tan joven), que así tendría una opinión más rica sobre su materia específica, que sigue siendo la especulación, no la acción. En ese sentido creo que es interesante la segunda idea, con la cual no termino de estar de acuerdo, porque escucho y no olvido, además de que veo y olvido!!

pau dijo...

Y aun diria mas...(no hay acentos)